Lenguaje Positivo, Palabras

Palabras como senderos

 

C0B140E1-20D1-46B1-A43A-DF3D7ABD2830En el árbol de decisiones vitales en que se convierte nuestra vida, las palabras abren pequeñas sendas que nos invitan a avanzar a través de ellas. Las hay timoratas, juiciosas, pacientes, curativas y enfermizas, impetuosas, sonoras, bellas, incautas … todas ellas cargadas de información e intención, como un chip, una bacteria, un gen, valiosas en si mismas, prolíficas y, sobre todo, accesibles para ser pensadas y, en el mejor o peor de los casos, dichas en el instante. Predicen nuestra emoción, la acompañan, a veces, la vomitan y, siempre, siempre, la alimentan, la nutren, la generan, sobre todo, las palabras interiores, esas que acceden directamente a nuestro cerebro por sendas internas. Se convierten en la medida de la mayoría de las cosas en esta vida, nos definen, nos catalogan, dicen de quienes somos y de quienes no queremos ser, de nuestros gustos, aficiones, proyectos, frustraciones y deseos. Son livianas o pesadas, nos dan o nos quitan la vida o la salud, en la medida en que recorremos su esencia y nos dejamos llevar por ellas.

IMG_0249

De esta forma, queremos presentar algunos ejemplos de palabras o expresiones que nos han acompañado en nuestra labor, y por ello, han sido el sostén de nuestras formaciones y las personas que han pasado por ellas. Son saludables, enriquecen y cultivan lo mejor que tenemos dentro, nos dan la vida porque son vitales, nos hacen tener iniciativa, nos motivan y convocan emociones positivas y, lo mejor de todo, protegen a nuestro cerebro y a nuestro sistema inmune. Disfrútalas, ponlas en marcha, úsalas o guárdalas en el cajón en espera de una ocasión más propicia, estas palabras te pueden salvar la vida, literalmente,  la tuya y la de las personas que más quieres. ¡Buen provecho!:
Sí  Junto con el “no”  y nuestro propio nombre es la primera palabra que aprendemos y la que marcará los futuros aprendizajes. Va diluyéndose según nos adentramos en la vida adulta, igual que nuestra capacidad infantil de dibujar lo que sea en cualquier momento (“¡niño, coge un boli y pinta!”). Abre puertas y está detrás de cualquier proyecto vital, detrás de lo bello y lo bueno, de lo grande y lo ambicioso, alimenta nuestras decisiones vitales, nos da energía, nos confirma y cultiva nuestra autoestima. Es la palabra más bella, la más resistente, la mejor para empezar a querer y seguir queriendo.

No Es el reverso del “sí”, la otra cara de la moneda, el mundo del límite, la necesidad de respetar y ser respetado. Es necesaria como el aire que respiramos, hace falta para disponer libremente de nuestro tiempo y nuestra vida, nos educa, nos ayuda a crecer y entender que los recursos, el tiempo, las personas son escasas. Es difícil de decir porque sentimos que tiene escasa empatía y, sin embargo, cuando la decimos nos sentimos ligeros, libres y honestos, que es la base de cualquier relación empática.

Imaginar los verbos son la esencia, no se puede hablar, escribir o vivir sin ellos, nos impulsan y crean realidades, acciones e imponderables; dentro de todos ellos el verbo “imaginar” nos lleva a otros escenarios, nos da futuro, alimenta de forma rápida y certera la parte visual de nuestro cerebro, que, hay que decirlo, sueña y piensa en imágenes. Es tan potente su efecto que una vez que se expresa, aquellos que escuchan ya no pueden dejar ver lo que propone; cuando imaginamos, cuando le decimos a alguien que imagine, ya no hay vuelta atrás.

kasscur

Nosotr@s la fuerza de este pronombre es la fuerza y la esencia de nuestra historia como especie. Hemos cazado, nos hemos alimentado, hemos luchado y sobrevivido juntos, salimos de la cueva y empezamos a andar apoyándonos en el hombro de nuestro semejante.  Está en nuestra genética, las sociedades más avanzadas permiten que sus integrantes colaboren y se ayuden mutuamente. Es un pronombre indispensable para salir de los conflictos, llegar a acuerdos, proponer avances y soluciones. Hace que nos de alegría vivir y nos de menos miedo, algún día, morir.

Quiero como antídoto de los “tengo que”, “hay que”, “debería”, “no tengo más remedio”. Elijo como una de las más altas capacidades que poseemos. Demuestra voluntad, coraje, determinación, da confianza a quién lo usa y a quién lo recibe, evita la excusa y la queja, nos da vuelo y difumina el efecto de sus “archi” enemigos los “me cuesta”, “complicado” “difícil” “imposible” y todo el elenco de palabras esforzadas y pesadas. Permite una de las emociones más imprescindibles, esa que fue liberada por Pandora junto a todos los males, la esperanza.

Pálpito frente a lo razonable, el mundo de la lógica, las listas de pros y contras, surge esta palabra que accede directamente a nuestra parte inconsciente, que, por otra parte, ocupa más del 90% de nuestro cerebro. Nos recuerda aquello que demostró Antonio Damasio en sus investigaciones, y es que cualquier decisión que tomemos está sustentada en una emoción, rápida, irreflexiva, intuitiva. “Me late”, “me lo dice mi instinto”, sigue tus pálpitos, escúchalos, exprésalos y entrénalos, a todo ello se le llama “inconsciente adaptativo” y hace que tengamos una vida más precisa.

La metáfora es la joya de la corona del lenguaje, la más alta cima, la más elevada expresión de densidad. Con ella nos volvemos recordables, memorables. Da el máximo de información con el mínimo número de palabras, sustenta las historias que tejen nuestros recuerdos y aquellas que proponen el futuro. Nos ofrece la posibilidad de tener más influencia porque a través de ella nos entienden mejor, tenemos más claridad, somos más visuales y más reconocibles.

 

José Luis Hidalgo

Mail:  jlhidalgo@inteligenciaenellenguaje.com

Blog personal : Gilda y yo     Linkedin    Twiter     Facebook

 

Lenguaje Positivo

Lenguaje positivo en equipo

“Había una vez…”, así empiezan los cuentos y las historias que alguna vez nos emocionaron, pues había una vez un grupo de personas que diseñó un proceso para entrenar el lenguaje y las personas que comenzamos aquella aventura desarrollamos programas individuales de entrenamiento del lenguaje positivo para roles directivos y responsables de proyectos y de equipos. Entendíamos, en aquel momento, que las palabras tienen el efecto de una piedra lanzada al agua, produce ondas y vibraciones nuevas que, según la persona, puede llegar hasta su entorno más inmediato, familia y equipo, o incluso más allá.

De repente (qué sanos son los “de repentes” en la vida” , como en toda historia que  se precie,  apareció una persona muy querida para nosotros, Zaida Brazón, que nos pidió un impulso diferente:

“¿y si además de entrenar a los individuos también desarrolláis un plan de trabajo para equipos?”

Desde aquel reto hemos desarrollado el lenguaje positivo en, concretamente, cinco equipos naturales de trabajo, digo naturales porque son equipos donde sus miembros se ven asiduamente, comparten espacio y tiempo, deseos y, a veces, frustraciones. Se enfadan juntos, superan los obstáculos juntos, pasan más del 80 % de su tiempo real… juntos. Y en esta situación han sido capaces de crear un nuevo lenguaje en algunos casos, o de sacarle brillo al que tenían en la mayoría, nuestra última experiencia con Weleda así nos lo muestra.

Con este equipo hemos pasado esta semana la frontera de las 5 sesiones, hemos desarrollado ejercicios de todo tipo, creando una estupenda comunidad de aprendizaje lingüística donde comparten palabras, logros y, fundamentalmente, expresiones desde el yo o el nosotros “enriquecido”. Poseen una característica fenomenal para un equipo de alto rendimiento, poseen un catálogo diverso y rico de palabras para expresar diferentes sentimientos o situaciones [en la última puesta en común cada uno de los integrantes utilizaron las siguientes palabras para expresar sus pequeñas victorias :

Captura de pantalla 2017-03-24 a las 16.34.56.png

Y la historia continua, porque no sólo siguen realizando el entrenamiento con Diana y conmigo, sino que también han decidido tener un tiempo a la semana para que el equipo pueda avanzar en su lenguaje. Han decidido ser autónomos y explorar juntos (de nuevo esa palabra) la selva de su lenguaje, apoyados por nosotros y, a la vez, con la sensación de que son capaces de tener por si mismos un final feliz para este cuento, el cuento de llevar inteligencia y conciencia al lenguaje que tenemos.

¡Enhorabuena a Weleda y a las personas valientes que la componen!

Jose Luis Hidalgo